¿Cuáles son las características de la Pirámide de la Luna?

¿Cuáles son las características de la Pirámide de la Luna?

La Pirámide de la Luna mide cuarenta y dos metros de altura y diez y ocho mil metros cuadrados de base. En este caso las escaleras miran excepcionalmente hacia el Sur y están construidas en una estructura saliente, que no presenta la Pirámide del Sol. La estructura interna es de adobe.

¿Cuáles son los vestigios de la cultura teotihuacana?

El área abierta a la visita pública tiene una extensión de 264 hectareas, donde se concentran los principales complejos de edificios monumentales, como La Ciudadela y el Templo de la Serpiente Emplumada, la Calzada de los Muertos y los conjuntos residenciales que la flanquean, las Pirámides del Sol y la Luna, el …

¿Cómo encontraron Teotihuacan?

El topónimo del sitio en realidad se le atribuye a los mexicas, quienes llegaron desde el norte al altiplano central durante el siglo XIV y descubrieron la metrópoli en ruinas. Fueron ellos quienes le otorgaron el nombre de “Teotihuacán”, que quiere decir “lugar en el que fueron creados los dioses”.

¿Cuáles fueron las causas de la desaparición de la cultura teotihuacana?

René Millon (1988) ha señalado que algunas de las causas del fin de Teotihuacan fueron: la mala administración de la economía y la política, la inflexibilidad hacia el cambio, la existencia de una burocracia ineficiente e incompetente y el deterioro de las redes de intercambio. …

¿Cómo encontraron las piramides de Teotihuacan?

A finales del siglo XIX, bajo la inspección General de Monumentos de la República, Leopoldo Batres realizó las exploraciones en diversos edificios aledaños a la Calzada de los Muertos y descubrió murales y esculturas.

¿Cuál fue el fin de la cultura teotihuacana?

El desarrollo de la cultura teotihuacana abarca un largo periodo de nueve siglos, desde su inicio hacia el año 200 antes de Cristo, hasta su decadencia, ocurrida entre los años 700 y 750 de nuestra era.

¿Quién destruyó Teotihuacan?

Teotihuacán fue cayendo en el olvido. Así la encontraron los aztecas y, tras su derrota a manos de Cortés, los españoles.